Friday, April 27, 2018

Israel sobrevive gracias a una voluntad de hierro y un muro de hierro - Zev Chafets - Bloomberg



En el período previo al 70º aniversario de la independencia de Israel, el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa israelíes, el general Gabi Eisenkot, calificó el país de "invencible".

Esta fue una declaración audaz. El país se enfrenta a una amenaza creciente de Irán y sus títeres en el Líbano y Gaza, y la posibilidad de un enfrentamiento con Rusia por Siria. Y, sin embargo, pocos israelíes han estado en desacuerdo con esta evaluación.

Hay un clima de confianza y su origen radica en una doctrina de defensa estratégica que ha sido probada y validad durante casi un siglo de guerra intermitente.

Esa doctrina fue enunciada por primera vez en un artículo en 1923 titulado "El Muro de Hierro". Su autor era Ze'ev Jabotinsky, un visionario líder sionista y el padre ideológico del Likud.

En el momento de su publicación, los judíos de Palestina eran una minoría pequeña y asediada. Solo habían pasado tres años desde los primeros disturbios árabes en Jerusalén contra ellos. Los líderes socialistas de la comunidad judía esperaban poder aplacar la enemistad árabe ofreciendo cooperación económica, progreso y prosperidad.

Jabotinsky se burló de esto por ser infantil e insultante para los árabes, que no cambiarían su tierra por más pan o ferrocarriles modernos. Ellos, dijo, resistirían mientras tuvieran una chispa de esperanza para prevenir un estado judío.

"Solo hay una cosa que los sionistas quieren, y esa es la única cosa que los árabes no quieren", escribió. Nada menos que abandonar el proyecto sionista podría aplacar la hostilidad y la violencia árabe. Si los judíos querían quedarse, tendrían que aceptar una dura realidad: este era un juego de suma cero. No podría haber paz hasta que los árabes aceptaran el derecho de Israel a existir.

Jabotinsky vio que los árabes (en Palestina y más allá) eran demasiado numerosos para ser derrotados en una sola guerra decisiva. Los judíos necesitaban erigir un muro de hierro de autodefensa y disuasión, un muro metafórico construido con la determinación judía, la inmigración, el progreso material, unas instituciones democráticas fuertes y la voluntad de luchar. Gradualmente, el enemigo se vería obligado a concluir que este muro no podría ser violado.

El concepto de Muro de Hierro tenía como objetivo disuadir la agresión árabe hasta que se ganara la victoria psicológica, y los extremistas, "cuya consigna es ¡Nunca!" fueran reemplazados por líderes más moderados dispuestos a vivir en paz con un estado judío.

David Ben Gurion, primer ministro fundador de Israel, despreció a Jabotinsky y a su heredero político, el futuro Primer Ministro Menachem Begin. Ciertamente, rechazó su compromiso ideológico con un Estado judío a ambos lados del río Jordán.

En 1947, aceptó una partición de dos estados. Los árabes de Palestina y sus aliados en el mundo árabe lo rechazaron.

La guerra que siguió creó el estado judío, pero como Jabotinsky había predicho, los árabes se negaron a aceptarlo. Ben Gurion llegó a la reticente conclusión de que la doctrina de su rival Jabotinsky, la disuasión por la desmoralización gradual del enemigo, era la correcta. En 1953, Ben Gurion esencialmente adoptó este concepto (sin, por supuesto, acreditar a Jabotinsky). Israel se vería obligado a luchar en una larga guerra existencial compuesta de muchas pequeñas guerras. Debería ganar cada vez, y usar el periodo interino para fortalecer el muro nacional de hierro cultivando las ventajas de Israel en recursos humanos, tecnología y experiencia militar.

Egipto, Jordania y Siria rebotaron en el Muro de Hierro en la Guerra de los Seis Días de 1967. Eso fue suficiente para Jordania, que se retiró permanentemente del conflicto armado con Israel. Pero en 1973, Egipto y Siria lo intentaron de nuevo, lanzando un ataque sorpresa que cogió al IDF completamente desprevenido. Fue su último mejor golpe, pero fallaron. Israel no se derrumbó. Cuatro años después, el presidente egipcio Anwar Sadat vino a Jerusalén y llegó a un acuerdo con Begin. Unos años más tarde, el Rey Hussein de Jordan lo siguió. El resto de los estados árabes han llegado a un acuerdo gradual con la permanencia de Israel.

Los árabes palestinos tienen más dificultades para leer la escritura en el Muro de Hierro. Los líderes de la Organización de Liberación de Palestina, Yasser Arafat y Mahmoud Abbas, se han resistido a cualquier acuerdo que ponga fin al "derecho al retorno" palestino, que es un eufemismo que persigue la destrucción de Israel como Estado judío. El primer ministro Benjamin Netanyahu, un discípulo político de Jabotinsky, ha abrazado el precepto diplomático de la doctrina del Muro de Hierro y permanece fiel hasta que eso suceda. "La única forma de llegar a un acuerdo en el futuro es abandonar toda idea de buscar un acuerdo en el presente".

Mientras tanto, Israel mantiene su doctrina de seguridad esencial. Defiende sus cielos con un sistema antimisiles cuyo primer componente fue denominado "Cúpula de hierro". Y el muro metafórico ahora ha alcanzado al espacio exterior.

"La capacidad de Israel para desarrollar y lanzar satélites proyecta un mensaje claro de poder nacional", dice Isaac Ben-Israel, el presidente de la Agencia Espacial de Israel. "Esto contribuye y refuerza la imagen del Muro de Hierro a los ojos de los enemigos de Israel".

Mientras tanto, de vuelta a la Tierra, el IDF continúa construyendo y fortaleciendo sus barreras de seguridad más tangibles: defensas contra el terrorismo en Cisjordania y las agresiones en el frente norte de los títeres de Irán, Siria y su sustituto Hezbollah. También hay una barrera que separa a Israel de Gaza, donde Hamas ha estado organizando marchas bajo el lema palestino de "¡Nunca!".

Hamas tiene la intención de marchar nuevamente durante el fin de semana del Día de la Independencia. Es un gesto inútil. El Muro de Hierro ya no es simplemente una metáfora. Es una descripción del Estado judío en sí mismo. Y como dice Eisenkot, es invencible.

Labels: ,

El nacionalismo judío de derechas creó a Netanyahu. Después, Netanyahu se convirtió en su maestro - Anshel Pfeffer - Haaretz



Mi nuevo libro, "Bibi: La vida turbulenta y los tiempos de Benjamin Netanyahu" saldrá la próxima semana. Así que estoy ejerciendo el droit de seigneur de un columnista y esta columna se basará de manera descarada en las virtudes de mi libro.

Me preguntaron recientemente en una entrevista por qué escribí el libro, y durante unos segundos no supe qué responder. Porque soy periodista, por supuesto, y escritor, y Netanyahu es la historia más grande, convincente e importante en Israel en los últimos 30 años.

Francamente, no entiendo por qué no se han escrito muchos más libros sobre él durante este período. Esta es solo la quinta biografía que aparece hasta la fecha, en hebreo o inglés. Se están escribiendo más. Y así es como debería ser.

Netanyahu es una figura que ha dominado la vida israelí durante un cuarto de siglo y aún sigue. Una figura importante también en el escenario mundial. Entonces la pregunta de por qué escribir este libro, casi parece responderse a sí misma.

La verdadera pregunta para mí, suponiendo que mi libro sobre Bibi compartierá espacio en las librerías con otros, fue cómo hacer que este libro se destacara sobre el resto: ¿qué le estaba ofreciendo a los lectores al escribirlo? Pasé mucho tiempo pensando sobre esto y la conclusión a la que llegué, la que me guió al escribirla, fue que la historia personal y política de Netanyahu es en gran medida la historia de Israel.

Eso debería ser obvio por los simples hechos: él es el primer y único primer ministro de Israel que ha nacido en el país desde la fundación del estado, en octubre de 1949, por lo que tiene casi la misma edad que Israel. Pero él no es contemplado así por el tipo de articulación de la historia del estado. Ciertamente, para muchos que lo retratan en los medios. Por dos razones.

La primera razón es que, al nivel más general, incluso hoy, en 2018, todavía hay una tendencia a la hora de ver los 70 años de existencia de Israel, sin duda las primeras décadas fueron definitorias, a través de la perspectiva del Mapai, el precursor del Partido Laborista actual, el partido que estuvo en el gobierno durante las primeras tres décadas de Israel. Eso es natural porque el Mapai era el partido de los padres fundadores que construyeron el estado y lo dominaron, antes y después de la independencia.

Pero esa perspectiva pasa por alto a los muchos grupos dentro del movimiento sionista, y al principio de la existencia de Israel, que compartieron la visión sionista y estuvieron allí cuando se construyó el estado, pero apenas se mencionan en el canon aceptado de la historia de Israel.

Netanyahu, el tercer primer ministro del Likud, encarna junto con su padre Benzion y su abuelo Natan, las narrativas paralelas de Israel y del sionismo, en muchos aspectos, incluso más que Menachem Begin y Yitzhak Shamir, los primeros primeros ministros del Likud.

Lo que nos lleva a la segunda razón por la que creo que Bibi no se ve como la encarnación de la historia de Israel, tal como debería ser. Muchos de sus oponentes políticos, particularmente en el centro-izquierda, pero también muchos en la derecha, todavía sienten, después de todo el tiempo que pasó desde que ingresó en la vida política hace 30 años, que es una especie de alien foráneo. Un trasplante extranjero procedente de América que se ha hecho cargo del cuerpo político israelí.

Esta perspectiva no solo está muy equivocada, también es la razón central por la cual los oponentes de Bibi, tanto dentro del Likud como ciertamente en el centro-izquierda, siempre hayan subestimado y no han podido conocerlo. Y como resultado, generalmente han perdido ante él.

Las fuerzas del nacionalismo judío que crearon a Netanyahu existieron en el movimiento sionista desde sus inicios. Los componentes de la coalición derechista-religiosa que sirvió como base de Bibi estuvieron allí desde 1948. Puede haber sido Begin quien los reunió por primera vez en su gobierno de 1977, pero Netanyahu hizo suya esta coalición manteniéndola y apelando a la base, en un arte de la supervivencia que supera con creces cualquier cosa que Begin haya imaginado. Es el secreto de su éxito.

Israel hoy es la suma de esas tensiones, pasiones y divisiones en la sociedad israelí y judía que creó la coalición de Netanyahu.

Tratar de combinar una historia de sionismo e Israel, junto con la propia historia personal de Netanyahu, tiene mucho sentido. Pero escribirlo como un relato de la política israelí contemporánea tampoco fue tan simple. Netanyahu sigue siendo un político tan activo que a veces resulta sorprendente cuando él nos recuerda que cumplirá 69 años en octubre, y vemos hasta qué punto su historia se remonta. Aquellos de nosotros que tenemos la edad suficiente para recordar cuando apareció por primera vez en la escena política, y lamento decir que yo soy uno de ellos, todavía a veces pensamos en él como un nuevo y emocionante meteoro.

Hace algunas semanas fue el quincuagésimo aniversario de la batalla de Karameh. La primera vez que el ejército israelí llevó a cabo una importante operación contra una organización palestina, también fue la primera operación militar de Netanyahu.

Bibi estaba allí como un joven soldado, en uno de los controles de carretera de Karameh donde capturaron a los combatientes palestinos que huían. Su objetivo principal era Yasser Arafat , pero había escapado en una motocicleta poco antes de llegar.

Eso es medio siglo, más de dos tercios de la historia de Israel, en la que Netanyahu estuvo en la primera línea del conflicto entre Israel y Palestina . Comenzó con una operación fallida, y Netanyahu, que odia estar asociado al fracaso, nunca ha hablado de  Karameh excepto una vez, cuando conoció a Arafat por primera vez en 1996 y le dijo: "Los dos estábamos allí hace 28 años".

El mes pasado también fue el trigésimo aniversario de su ingreso en la política, en una entrevista en la televisión israelí en la que anunció que renunciaba como diplomático y se unía al Likud. Estaba tan ocupado ese día ensayando para la entrevista que apenas recordó en el último momento llamar al Ministerio de Asuntos Exteriores y presentar su renuncia.

Y luego están los hitos personales. Hace 60 años, sus padres le informaron que se mudarían a los Estados Unidos. Pasaría los siguientes meses sentado en una de las clases de una escuela pública en Manhattan, luchando por entender alguna de las palabras que se estaban diciendo. La humillación de ser tratado como un idiota lo motivaría a dominar el inglés, incluso mejor que un hablante nativo.

La próxima semana es una fecha mucho más conmovedora para él: el cuadragésimo cumpleaños de su hija Noa, madre de sus tres nietos.

Nunca se ve a Noa y a sus hijos en público, e incluso la única fotografía suya que Bibi tuvo alguna vez en su oficina desapareció hace 22 años en una "reforma". Nunca regresó. Esto puede tener algo que ver con que ella fuera la hija de la primera esposa de Bibi, Miki, y que cuando ella nació en Boston sus padres ya se habían separado, y, por supuesto, por la forma en que la personalidad actual de Bibi se ha construido en torno a su nueva familia con su tercera esposa Sara.

Presentar todos estos tres Netanyahus, el Bibi histórico, el político y el personal, fue un desafío. Hubiera sido imposible sin el obstinado trabajo de los periodistas israelíes, especialmente del Haaretz, que han investigado incansablemente cada detalle, desafiado cada giro e - no importa cuánto haya intentado reprimir a los medios - implacablemente responsabilizando a Netanyahu.

Cada uno de los muchos israelíes y estadounidenses con ideas personales sobre Netanyahu con quien hablé tiene una historia de traición. En algunos casos, muchas historias. Incluso aquellos que lo han perdonado y continúan apoyando sus políticas. Y muchos de ellos estaban ansiosos por contar sus historias. Excepto uno.

Bibi ignoró mis solicitudes de entrevistas para este libro. Ni siquiera se tomó la molestia de negarse. Pero en los últimos años, cada vez que nos encontramos, tenía algo sarcástico que decir.

Una vez, cuando estaba sentado con algunos colegas en su oficina, de repente se detuvo a mitad de la conversación y me dijo: "Veo que estás tomando notas de cómo se ve mi oficina. No te preocupes, te dejaré echar un vistazo después". Por supuesto, no lo hizo.

En otra ocasión, cuando ingresamos en su oficina, anunció: "Este es el señor Pfeffer, que está escribiendo un libro sobre mí. No sabe nada de mí. Será una caricatura".

La semana pasada, me sorprendió ver que el ensayo que escribí, basado en el libro, había sido copiado, en su totalidad, en la página de Facebook de Netanyahu. No estoy seguro de si debería ver eso como un cumplido. Tal vez solo le gustan las caricaturas.

La verdad es que, en realidad, está obsesionado con las caricaturas. Y la forma en que los dibujantes lo retratan. En una reunión con periodistas del Haaretz, hace un par de años, dibujó una caricatura de él mismo, nada mala, para satirizar cómo lo vemos en los medios de comunicación. Esa es su obsesión primordial.

Y es por eso que ya está trabajando secretamente en sus memorias, aunque planea permanecer por muchos años más en el cargo. No satisfecho con su poder sobre el Israel actual, quiere controlar cómo lo verá la historia. Una gran parte de nuestro trabajo como periodistas es evitar que él dicte la narración de su vida y de sus tiempos.

Labels: ,

El sintomático caso Portman: El desaire de Portman, una evaluación tranquila - Shmuel Rosner



Todos los análisis sobrios deben comenzar con hechos simples en los que todos podamos estar de acuerdo.

Hecho: la actriz Natalie Portman acordó visitar Israel para recibir el Premio Génesis, a menudo llamado el "Nobel judío". Se establecieron los términos, se fijó la fecha y los organizadores ya estaban preparados. Portman designó a una persona para que se encargara de asignar el dinero del premio a unas organizaciones que en Israel trabajan para empoderar a las mujeres: unas organizaciones de su elección.

Hecho: la actriz ganadora del Premio de la Academia de los Oscar de repente canceló su presencia. Su explicación fue muy vaga. Ella indicó que su decisión estaba relacionada con la participación del Primer Ministro Benjamin Netanyahu en el acto. Pero ella sabía desde el principio que él estaría presente. El representante de la actriz dijo que "los recientes acontecimientos en Israel le han causado angustia y no se siente cómoda participando en ningún acto público en Israel", pero no especificó qué "recientes acontecimientos".

¿Estaba rechazando a Israel por los disturbios en Gaza, por las recientes decisiones sobre el destino de los inmigrantes africanos, por las batallas con la Corte Suprema israelí, por el peinado de Netanyahu? Supongo que no sería por lo último, pero aún no sé sabe cual es el problema. Tal vez tiene algo bajo la manga que no tomamos en consideración. Tal vez, cuando se defina el caso, parezca más convincente de lo que es ahora.

Estos son los hechos. Si duda de estos hechos, si cree que nunca quiso el premio, o si cree que explicó claramente su motivación, no hay razón para que siga leyendo esta columna.

Ahora pasamos de los hechos al análisis, que debe incluir tres preguntas principales:
1) ¿Cuál fue el objetivo de Portman?
2) ¿Ella cumplió con su objetivo?
3) ¿Cuál fue el precio por cumplir su objetivo?
Debido a que aceptamos que Portman nunca proporcionó una explicación clara de su decisión, debemos tratar de adivinar sus motivos. Las posibilidades incluyen:
1) Ella no quería visitar Israel
2) Ella no quería aparecer al lado de Netanyahu
3) Ella quería protestar contra alguna o varias de las políticas del gobierno de Israel
4) Ella quería cambiar la opinión pública en los Estados Unidos
5) Ella quería cambiar la opinión pública en Israel
6) Ella quería agradar a ciertos amigos o activistas.
 
Y la lista podría continuar.

Portman logró que los israelíes sospechasen aún más de los judíos estadounidenses liberales.

Debido a que su motivo aún es desconocido, es difícil determinar si logró su objetivo. Portman, que tiene la doble ciudadanía israelí y estadounidense, no visitará Israel ni estará junto a Netanyahu. Tal vez ella cambió algunas mentes en los Estados Unidos, pero acerca de qué no está claro.

Algunas personas están usando su decisión para sus propias agendas: algunos suponen que se trata de Gaza, otro que se trata de los inmigrantes africanos no judíos. La decisión de Portman no pareció cambiar la opinión de los israelíes sobre ninguno de los temas debatibles. Pero es posible que, gracias a ella, más israelíes estén ahora convencidos de que confiar en el apoyo de los judíos estadounidenses sería un error. Y sí, podemos suponer que un cierto círculo de amigos de Portman ahora está más satisfecho, pero quizás también haya amigos que ahora estén enojados.

¿Cuál fue el precio que todos pagamos por su decisión mal calculada (según mi opinión)? Aunque ella alega que ella está en contra del movimiento BDS, Portman ayudó a aquellos que querían boicotear a Israel. Ella se convirtió en un modelo a seguir para aquellos que quieren ver a los judíos estadounidenses, y a los estadounidenses en general, alienados de Israel, una tendencia que podría poner a Israel en un mayor riesgo. Y ella también consiguió que muchos más israelíes sospechasen aún más de los judíos estadounidenses liberales, lo que reduce la posibilidad de que sigan los consejos que propugnan gente como la propia Portman.

La cancelación de Portman enfureció a algunos políticos israelíes, a los más escandalosos. La mayoría de ellos no son legisladores, y simplemente están utilizando Portman como un saco de arena político. Netanyahu, para su crédito, no lo hizo y no se pronunció (hasta el momento de escribir esto).

Portman se merece una dura reprimenda, pero Israel no ganará nada si se pelea con la popular actriz. De hecho, debería examinar si la movida de Portman fue deliberada, viciosa y es la primicia de una campaña planificada, o si fue realmente un error de cálculo.

Portman debería haber hecho sus deberes antes de insultar a Israel. Israel sería sabio al realizar sus propias tareas antes de insultarla.


Labels: ,

Thursday, April 26, 2018

El sintomático caso Portman: Antes de insultar a Israel, Natalie Portman debería haber hecho sus deberes - David Suissa - Jewish Journal



En noviembre pasado, cuando la actriz de Hollywood Natalie Portman recibió el premio Genesis de 1 millón de dólares, otorgado anualmente a "personas que sirven de inspiración para la próxima generación de judíos", aceptó y dijo que estaba "orgullosa de mis raíces israelíes y herencia judía".

Qué diferencia en apenas algunos meses.

Ayer, Portman rescindió su aceptación, y su representante notificó a Génesis que "los acontecimientos recientes en Israel le han causado mucha angustia y no se siente cómoda participando en ningún evento público en Israel", y que "no podía seguir con buena conciencia la ceremonia".

Según JTA , estos "acontecimientos recientes" parecen identificarse con las protestas palestinas de la "Gran Marcha del Retorno" en la frontera de Gaza con Israel, que dejaron decenas de palestinos muertos en los enfrentamientos resultantes con las fuerzas israelíes.

Dejemos de lado el hecho de que Israel no instigó estos disturbios, y que el objetivo de los disturbios no era protestar contra la "ocupación" israelí sino violar la valla fronteriza e invadir Israel. Por supuesto, Israel tiene la obligación de proteger sus fronteras de la mejor manera posible, y cada país lo hace

Vamos a centrarnos en la violencia que ocurrió. Portman evidentemente está siguiendo la habitual línea del partido antiisraelí en los círculos de la ONU, Europa y las supuestas Ong de "derechos humanos", los cuales siempre acusan a Israel de utilizar una fuerza desproporcionada e indiscriminada, y disparar contra "manifestantes civiles desarmados".

Pero si Portman hubiera hecho realizado un tanto alguna de sus tareas, se habría enterado de que Israel se tomó grandes molestias para atacar a los terroristas y no a los civiles. Todo lo que tuvo que hacer fue leer el medio favorito de los izquierdistas y antisionistas israelíes, Haaretz, citado por Evelyn Gordon esta semana:
"En una columna publicada en Haaretz la semana pasada, el nativo de Gaza Muhammad Shehada defendió las manifestaciones como una respuesta necesaria al bloqueo parcial de Israel, al que culpó de todos los problemas de Gaza. Su hermano menor, dijo, ha participado en ellas casi a diario. Él mismo está estudiando en Suecia pero anteriormente trabajó para una organización anti-israelí de "derechos humanos" en Gaza. En resumen, no es un cómplice israelí. Sin embargo, señaló que incluso Hamas cree que el fuego de Israel ha estado lejos de ser indiscriminado".
Como Gordon informa:
"A pesar del supuestamente fuego arbitrario y del gas lacrimógeno que caía sobre los manifestantes... Hamas cree que las víctimas son cuidadosamente seleccionadas. 'Israel sabe a quién herir, mutilar o matar', me dijo por teléfono un líder de Hamas. Al menos más de una decena de hombres jóvenes, afiliados a Hamas y a sus brigadas Qassam, recibieron disparos mientras mantenían el orden en la protesta. 
Hamas cree que Israel está desplegando tecnologías de reconocimiento facial además de los numerosos drones que vigilan desde el cielo. El movimiento advirtió a sus miembros que mantuvieran sus rostros cubiertos y que dejaran sus teléfonos en casa".
Por lo tanto, estos "recientes acontecimientos" que Natalie Portman encontró "extremadamente angustiosos" resultaron haber provocado esfuerzos reiterados de Israel por atacar a los terroristas en lugar de a los civiles.

El orgullo de Portman por sus "raíces israelíes" no fue suficiente para que hiciera algunos de sus deberes antes de avergonzar públicamente al país de sus raíces.

Tal vez ella se redimirá a sí misma durante el próximo año desafiando el prejuicio anti-Israel que existe alrededor del mundo y defendiendo a su amado Israel contra ataques discriminatorios e injustos. Entonces ella si ganaría realmente el premio.

Labels: ,

El sintomático caso Portman: Los dobles raseros de Natalie Portman - Ben-Dror Yemini - Ynet



La negativa de Natalie Portman a venir a Israel ha creado un gran revuelo. Desde The Washington Post hasta The Guardian, desde The Telegraph hasta Reuters, los titulares son similares y homogéneos: "Portman no visitará Israel debido a los recientes acontecimientos".

La mayoría de los informes atribuyeron la negativa de la actriz a los acontecimientos en Gaza, tras las denuncias de que personas inocentes habían recibido disparos. En una declaración aclaratoria emitida el sábado, Portman dio a entender que ella decidió no viajar a Israel debido al problema de los refugiados o infiltrados africanos.

Pero la aclaración llegó demasiado tarde. La negativa a venir a Israel se vio, con razón, como un movimiento destinado a reforzar el boicot. Los enemigos de Israel no han recibido un regalo tan significativo en mucho tiempo.

La protesta, cualquier protesta, es parte del discurso democrático. Sin embargo, hay una diferencia entre el debate público en Israel y el boicot de Portman, porque Israel ha estado recibiendo una poderosa, exagerada y obsesiva dosis de demonización. Portman no ayudó a realizar una crítica relevante, ella ayudó a la campaña de demonización.

Países como Dinamarca, Suecia, Suiza, Finlandia y definitivamente los Estados Unidos han tomado decisiones sobre los refugiados y los solicitantes de asilo. Las decisiones generan críticas y un debate público, así como decisiones judiciales. Pero nadie ha elegido boicotear esos países, o las ceremonias que se celebran en esos países, o a los líderes de esos países, debido a decisiones controvertidas.

Cuando se trata de un boicot a Israel, o "solo" al primer ministro israelí, el boicot es mucho más grave, porque Israel es el único país del mundo que se ve obligado a lidiar con una horrenda campaña de propaganda en su contra. Las demandas contra Israel se basan en una propaganda mundial de mentiras. No es que Israel no pueda ser criticado, pero las personas que presumen de moral y de conciencia deberían hablar en contra de esa horrenda propaganda en su contra en lugar de reforzarla.

La acción de Portman se une a la abundante campaña de dobles raseros en contra de Israel. Cuando Israel se defiende contra las organizaciones de la yihad, como Hamas y Hezbollah, cada respuesta israelí se convierte en "crímenes contra la humanidad". ¿Se le permite a todo país defenderse, excepto a Israel? ¿Se les permite a los EEUU, Francia y Gran Bretaña golpear en Siria, aunque no representa una amenaza existencial para ellos, mientras que a Israel se le prohíbe tomar represalias contra aquellos que intentan dañarlo y que también tienen una ideología que preconiza aniquilar a los judíos? ? Los partidarios del boicot no son solo hipócritas, sino que promueven un crimen moral contra una única nación entre todas las naciones.

Estimada Sra. Portman, hemos tenido suficiente con estos dobles estándares, incluso cuando provienen de aquellos que dicen "amar a Israel". Cualquiera que ame a Israel debe entender que es una democracia. Cualquiera que ame a Israel no usa un doble rasero y no lo boicotea. Cualquiera que boicotee a Israel reforzará a nuestros enemigos, la campaña de demonización y el movimiento de boicot, que se opone a la existencia real de Israel.

Portman dice que no quiere alentar a Benjamin Netanyahu apareciendo a su lado. Bueno, tengo noticias para Portman. Constantemente expresamos críticas contra el primer ministro. Incluso usted, Sra. Portman, ha expresado alguna crítica descarnada contra Netanyahu en el pasado. Y aunque el comité del premio incluía a un miembro que representa al primer ministro, ese comité decidió otorgarle el premio. Esa es la democracia de Israel. Estamos orgullosos de eso.

Sabemos que nuestros sistemas de aplicación de la ley están funcionando. Ya hemos enviado a la cárcel a un presidente y a un primer ministro. No estamos orgullosos de eso, pero sí nos enorgullece el hecho de que Israel es un estado respetuoso de la ley. El actual primer ministro también está bajo investigación, porque Israel es una democracia y un estado respetuoso de la ley. ¿Pero un boicot? Absolutamente no. Esa no es la manera de arreglar nada. Esa es la forma más eficiente de reforzar a los enemigos de Israel.

El movimiento BDS ya está celebrando el boicot de Portman e incluso la ha agregado a sus filas. Ninguna aclaración sobre el tema ayudará. Al negarse a venir a Israel para recibir el premio, Portman dio un premio a la propaganda anti-Israel, una propaganda que no lucha por un Israel más liberal, humano o democrático, sino por la destrucción de Israel. Supongo que esa no era la intención de Portman, pero ese es el resultado.

Invitamos a Portman a revisar las reacciones, en el mundo y en las redes sociales, a su anuncio de boicot. Si tiene la integridad de la que presume, se dará cuenta que ha cometido un error.

Labels: ,

La Unión Europea y el New Israel Fund intentan detener la transferencia de la embajada de los Estados Unidos a Jerusalén - David Israel - JewishPress



La Unión Europea y el New Israel Fund (NIF) continúan interviniendo en los asuntos internos y externos de Israel, a través de los servicios de una ONG de la izquierda israelí que explota el sistema legal, entre otras cosas, para torpedear la planeada transferencia de la embajada de Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalén, según informó Mida el domingo.

La ONG de extrema izquierda es Ir Amim, que cuenta con el apoyo tanto de la UE como del NIF, y ha presentado una petición ante el Tribunal Superior de Justicia para exigir que se detengan los preparativos para el movimiento de la embajada.

Según las últimas cifras ofrecidas por la ONG Monitor, entre 2012-2017, Ir Amim recibió 3 millones de dólares de donantes que incluían a la Unión Europea, Suecia, Suiza, Canadá, Dinamarca, Holanda, Noruega, Alemania, Social Justice Fund, Open Society Institute y la red de donantes judíos. En 2008-2016, el NIF autorizó donaciones por valor de 1.8 millones de dólares a Ir Amim.

La semana pasada, el Alto Tribunal falló en contra de la emisión de una medida cautelar según lo solicitado por la petición, y los trabajos de construcción de la embajada continúan como de costumbre. Sin embargo, el estado tiene previsto presentar su respuesta a la misma petición a fines de esta semana y el tribunal debatirá el caso el 7 de mayo.

El juez Noam Solberg, que se pronunció sobre la petición la semana pasada, señaló en su decisión que las posibilidades de que la petición vaya más allá de recibir una audiencia son bajas.

La ceremonia de inauguración de la nueva embajada en la capital eterna de Israel está programada para el 15 de mayo, como parte de las celebraciones del 70 aniversario del Día de la Independencia de Israel. Ir Amim está tratando de evitar las celebraciones, porque, según insisten, el único marco en el que aceptarían la mudanza de la embajada de los EEUU al oeste de Jerusalén es si se establece otra embajada de los EEUU en la capital de un Estado palestino en el Jerusalén oriental, o Al- Quds, tal como dijo el abogado de los peticionarios Oshrat Maimon al tribunal, y agregó que la transferencia de la embajada a la capital en la actualidad es "un paso destructivo, agresivo y unilateral".

La misma ONG también se opuso a la declaración del presidente Trump de que Jerusalén es la capital de Israel, afirmando que "la ciudad es el hogar de ambos pueblos y de su futura capital".

Ir Amim utilizó una estrategia de golpear uno y dos veces para tratar de frustrar el movimiento de la embajada: mientras solicitaba al Alto Tribunal de Justicia exigir que se detuviera la construcción del edificio de la embajada en el vecindario de Arnona, los miembros de la ONG también recurrieron al Consejo Nacional para Planificación y construcción contra la concesión de una exención de un permiso de construcción a la embajada.

La petición al Alto Tribunal presentó una declaración jurada de 20 residentes de Arnona que se quejan de que el edificio de la embajada sería una fea adición a su vecindario y alteraría el sistema eólico de la zona. La misma petición también adelanta el argumento de que no hay "urgencia" en la transferencia de la embajada, y por lo tanto el estado no estaba autorizado a ejercer su autoridad para agilizar el trabajo de cumplir con el plazo para la inauguración de la embajada, en menos de un mes.

Labels: ,

New York Times publica la 'corrección del año' por Pagar por Matar - Ira Stoll - Algemeiner




El New York Times emitió lo que el cónsul general israelí en Nueva York, Dani Dayan, ha llamado la "corrección del año".

En la corrección, el NYTimes retrocede en su reclamación en un artículo de noticias donde informaba que la afirmación de la existencia de pagos palestinos a familias de terroristas eran "una programación conspirativa de extrema derecha".

En la corrección, el NYTimes escribió:
Un artículo del domingo sobre el papel de Campbell Brown como colaborador de noticias de Facebook incluía  erróneamente una referencia a las acciones palestinas como un claro ejemplo del tipo de historias conspirativa de la extrema derecha que han plagado a Facebook. De hecho, los funcionarios palestinos han reconocido que proporcionan pagos a las familias de los palestinos asesinados tras llevar a cabo ataques contra israelíes o son condenados por actos terroristas y encarcelados en Israel.
Esa no es una teoría de conspiración.
La marcha atrás del NYTimes atrajo alguna reacción pública además de la descripción del embajador Dayan como la "corrección del año". Un editor del New York Post , Seth Mandel, comentó : "Sorprendente. Básicamente, todas las historias del NYT sobre Israel y el judaísmo están incompletas hasta que se publique la correspondiente corrección".

Un ex diplomático israelí, Lenny Ben-David, señaló que la corrección "puede ser vista por el 1% de los que leen el artículo original".

La afirmación original del NYTimes había provocado bastante furor, tal como informó The Algemeiner. El artículo decía: "La Sra. Brown quiere utilizar el producto Watch existente de Facebook - un servicio presentado en 2017 como un producto premium que ha sido inundado con programación conspirativa de extrema derecha, como por ejemplo que los "palestinos pagan pensiones de $ 400 millones a las familias de los terroristas" - para su uso en las noticias de última hora".

Liel Leibowitz escribió en Tablet que solamente la autora del artículo "y sus editores pueden saber si fue la malicia o la incompetencia absoluta lo que le llevó a utilizar un hecho simple y comprobado para presentarlo como una teoría de conspiración ideológicamente contaminada".

Como dijo David Gerstman en Legal Insurrection, "una línea desechable en una historia de tecnología muestra la profunda corrupción que afecta a los principales periódicos de Estados Unidos cuando se trata de informar sobre el Oriente Medio". El editor de Commentary, John Podhoretz, lo llamó: "Un error humillante y vergonzoso".

El Committee for Accuracy in Middle East Reporting in America también se quejó del artículo original del NYTimes y solicitó la corrección.

Esta corrección es la última de una larga serie de casos en los cuales el NYTimes tuvo que corregir su cobertura cuando involucra hechos básicos del conflicto árabe-israelí o el judaísmo. Otros errores frecuentes han quedado sin corregir.

Labels: ,

El responsable de vigilar el antisemitismo en Alemania admite que no es seguro llevar kipá en público en Alemania




Los rabinos rechazan la advertencia de no usar kipás en Alemania e instan a la acción y a su utilización.

"Si los judíos no se sienten seguros en Alemania, los cristianos tampoco se sentirán seguros", advierte el rabino, diciendo que la mayoría del antisemitismo en el país proviene de los inmigrantes musulmanes


El teniente de alcalde francés dice que el futuro de los judíos en Europa es "sin esperanza".

Después de pedir a los judíos alemanes que dejen de usar la kipá en las ciudades, Aviv Zonabend, miembro judío del consejo de Toulouse, dice que el consejo debe seguirse en toda Europa.

Labels:

Más noticias que conocemos gracias a Elder of Ziyon


Los medios árabes no parecen demasiado entusiasmados con las críticas de Merkel al antisemitismo árabe



NBC informa:
La canciller alemana, Angela Merkel, ha denunciado un "tipo diferente de antisemitismo" que se ha arraigado en su país.  
También prometió hacer todo lo posible para garantizar la seguridad de los judíos en Alemania.  
"Tenemos ahora refugiados, por ejemplo, o personas de origen árabe, que traen un tipo diferente de antisemitismo al país", dijo Merkel en una entrevista con el Canal 10 de Israel. "Pero desafortunadamente, el antisemitismo existía antes de esto".  
Sus comentarios siguen a un ataque dirigido contra dos hombres que llevaban kipá y que llegaron a los titulares de toda Alemania la semana pasada.  
Una de las víctimas, un israelí de 21 años, recibió un golpe con un cinturón, dijo la policía. Un vídeo del incidente fue publicado en Facebook el cual mostraba al atacante gritando repetidamente "Yahudi", la palabra árabe para "judío". 
Un sospechoso se entregó a la policía el viernes. Un portavoz de la policía de Berlín dijo a NBC News que era un refugiado sirio de 19 años. 
(La víctima de los golpes resultó ser un árabe israelí queriendo averiguar si los judíos realmente estaban en peligro caminando por las calles de las ciudades alemanas).

Los medios árabes informaron de esta historia bastante directamente. Pero el titular en varios periódicos era muy extraño: "Merkel coquetea con los judíos alemanes a expensas de los árabes".

El título, copiado de un sitio a otro, nos revela mucho. Muestra que la corriente principal de pensamiento entre los árabes parece estar del lado de los atacantes árabes de los judíos en lugar de las víctimas. Muestra que los árabes todavía tienen una mentalidad de suma cero que implica que si algo es bueno para los judíos, entonces debe ser malo para ellos. Y el corolario de esto es que los árabes no distinguen entre judíos e israelíes. También parece indicar la idea de que un político solo pretende estar en contra del antisemitismo para complacer a los judíos.

Puedes aprender mucho de un titular...


Los palestinos más educados y moderados todavía esperan que los judíos finalmente huyan



El editor de Ma'an, el Dr. Nasser al Laham, considerado una publicación moderada e independiente, se ha alejado por completo en su editorial sobre el cumpleaños número 70 de Israel.

Solo el primer párrafo del artículo podría mantener ocupados a los psiquiatras durante meses:
Miles de declaraciones realizadas por los líderes de los movimientos sionistas en estos días se pueden resumir en una frase: "Israel no colapsará y los judíos no volverán a huir a Europa". De hecho, esta negación confirma al mundo que Israel aún puede colapsar y que sus judíos huirán eventualmente a sus lugares de origen en Europa.
Al-Laham está exponiendo su propia ilusión, que los judíos, por alguna razón, huirán a Europa. (Uno se pregunta qué pasará con todos los judíos sefarditas, judíos estadounidenses y judíos etíopes).

El resto de la columna es aún más desquiciado y revela aún más acerca de dónde está la mente de al-Laham:
En los discursos y declaraciones de los líderes de los partidos sionistas, llegan a enumerar los "logros" de Israel y su superioridad sobre los países árabes; como Israel depende de los métodos de marketing para hablar sobre sus productos. Los que ven la imagen desde lejos no ven en las celebraciones de la ocupación el 70º aniversario como una celebración de la independencia. Parece que se comercializa un condón, un nuevo detergente para lavar o una pastilla de Viagra.
¿Por qué exactamente dos de sus ejemplos del marketing de Israel tienen que ver con los penes? ¡Llamen al Dr. Freud!

Luego, el editor enumera algunas mentiras descabelladas que dice que Israel ha logrado durante 70 años, como matar a cientos de miles de personas, desplazar a millones de refugiados, destruir países enteros y causar pérdidas por 70 billones de dólares.

Sí, 70 billones de dólares.

En su lista de crímenes sionistas, él incluye esta maravilla:
- La destrucción de la sociedad palestina a través de una división geopolítica, que hizo que dejara de ser uno de los países árabes más importantes en términos de progreso, ciencia y civilización para convertirlo en un pueblo de refugiados.
Sí, la ficticia nación de Palestina fue una de las naciones árabes más importantes, contribuyendo tanto a la cultura, la ciencia y la civilización mundial, hasta que Israel la destruyó.

Tal vez el mundo debería prohibir cualquier medicamento que esté utilizando.

Labels:

Historias que conocemos gracias a Elder of Ziyon



El medio de noticias alemán ZDF cubre una historia donde afirma que destruir un túnel de Hamas destinado a secuestrar y bombardear a israelíes es un ejemplo más de la "violencia" de Israel:
La violencia en la frontera entre Israel y la Franja de Gaza no se detiene. Israel está destruyendo otro túnel de Hamas, pero es más cauteloso [esta vez.]  
El ejército de Israel ha afirmado haber destruido otro túnel de ataque del Hamas que gobierna Gaza. El túnel se introducía decenas de metros en territorio israelí, dijo el portavoz del ejército Jonathan Conricus. Es el quinto túnel de este tipo que Israel ha destruido en los últimos meses.  
No se usaron explosivos en la destrucción, dijo Conricus. En la destrucción de un túnel similar en octubre pasado, doce palestinos fueron asesinados.
Ok, menudo ciclo de violencia. Hamas construye túneles para matar a los israelíes e Israel los destruye.

Oy gevalt.

En caso de que la parcialidad de la noticia no fuera lo suficientemente notoria, tenga en cuenta la parcialidad de la omisión: los 12 (realmente fueron 14) palestinos asesinados cuando se destruyó el túnel en octubre eran todos terroristas de la Yihad Islámica y Hamas. Pero para ZDF, decir palestinos implica decir civiles. (La impresión que se obtiene al leer esta historia es que Israel es "más cauteloso" porque esta vez no quiere matar a tantos "civiles")


Los palestinos se oponen a la igualdad de derechos para los judíos por un margen de 2 a 1


La antigua sinagoga de Neve Dekalim, en Gaza, derruida en 2005 nada más abandonar Israel el territorio

Aquí hay otra joya de la encuesta palestina del PCPSR tomada de los palestinos el mes pasado.

Pregunta: Si alcanzar un acuerdo de paz que conduzca a la creación de un estado palestino junto con el estado de Israel requiere que los judíos israelíes vivan en el  estado palestino como ciudadanos o residentes mientras disfrutan de los mismos derechos y deberes que disfrutan los palestinos cristianos y musulmanes , ¿apoyarían o se opondrían a eso?

El 62.6% se opone a la igualdad de derechos para los ciudadanos judíos en un estado palestino, y solo el 30.6% lo apoya.

Aunque la pregunta los llama "judíos israelíes", obviamente ya no son israelíes si son ciudadanos, por lo que los palestinos se oponen abrumadoramente a la igualdad de derechos para los judíos en su estado.

Si los judíos dijeran lo mismo sobre los árabes israelíes, sin importar cómo se redactara, el Haaretz lideraría a los medios de comunicación de todo el mundo chillando por el racismo israelí.

Pero el racismo y el antisemitismo palestinos no son excepcionales, con eso ya se cuenta. Por lo tanto, no se informa y no es noticia.


La "terrible desesperación" de Gaza: no poder atacar a los israelíes directamente




The Independent (Reino Unido) suma una privación más a la larga lista de privaciones que los habitantes de Gaza están obligados a sufrir.

Durante trece largos años, los desesperados habitantes de Gaza no han podido atacar directamente a los soldados israelíes.
Desde la decisión de Israel en 2005 de retirar sus tropas de las bases dentro de Gaza, redesplegarse hasta el perímetro con un bloqueo en el mar y el control de los cielos, ha sido aún más difícil para los palestinos resistir de la forma en que lo hizo Ahed Tamimi.  
En los días de la antigua intifada, cualquier palestino podía arrojarle una piedra a un soldado sin problemas, ya que los soldados estaban entre ellos. "Ahora no podemos ser como Ahed Tamimi porque ni siquiera podemos ver a un soldado, y así no podemos golpearlos con nuestras piedras. Nunca nos acercamos lo suficiente como para patearlos o golpearlos. Ojalá sí pudiéramos", se quejó un joven.  
Para los que están en Gaza, esta incapacidad para ver o devolverle el golpe al enemigo ha creado una gran desesperación terrible y única, la cual se ha derramado en las protestas de la zona de amortiguación de las últimas semanas. Quizás por esta razón, Hamas entendió que no podía detener a ningún manifestante y permitió que las mujeres también protestaran.
Es un hecho muy lamentable que los medios de comunicación occidentales no hayan podido encontrar a ningún ciudadano de Gaza que haya muerto de hambre bajo el brutal asedio de Israel. No pueden culpar a Israel por retener combustible, electricidad o medicinas, es la Autoridad Palestina quien lo hace. No pueden culpar a Israel por retener los salarios de los trabajadores, eso lo hacen tanto Hamas como la Autoridad Palestina, según las circunstancias.

Pero maldita sea, !pueden culpar a Israel por retirar a los judíos de Gaza y hacer así que sea mucho más difícil para los palestinos atacarlos!

Es un sentimiento verdaderamente horrible no poder atacar a los judíos directamente, y causa una "gran desesperación terrible y única" que obliga a Hamas a permitir que las mujeres puedan y estén obligadas a arrojar piedras hacia la frontera.

Es realmente horrible no poder atacar a los soldados y los civiles judíos con impunidad tal como solían hacerlo.

Hablando de eso, ha surgido un nuevo vídeo de Ahed Tamimi pateando, golpeando y atrapando a los soldados en 2017. Tan heroico, atacar a las personas que ella conoce que no responderán porque es menor de edad.

Labels:

Wednesday, April 25, 2018

Sátira: Las líneas de 1967 son sacrosantas a menos que los palestinos las violen - PreOccupied Territory






Las líneas de 1967 son sacrosantas a menos que los palestinos las violen, la opinión del experto jurista europeo Stan Dartkafuhl

La posición de la comunidad internacional sobre el tema de las líneas de armisticio de 1949 entre Israel y Jordania, y entre Israel y Egipto, ha sido clara durante mucho tiempo: el control israelí de cualquier territorio más allá de esas líneas constituye una ocupación ilegal, y la frontera permanente de Israel deberá seguir las líneas del mapa de armisticio que determinaron los límites hasta la Guerra de los Seis Días de 1967. Cualquier actividad israelí más allá de esa frontera viola el derecho internacional. Sin embargo, cuando los palestinos violan esas líneas en la otra dirección, como sucedió con la Marcha del Gran Retorno en Gaza, todo está perfecto.

En circunstancias normales, el derecho internacional no distingue entre una invasión armada o una que no posee armas. Un cruce organizado de una frontera reconocida internacionalmente sin el consentimiento del gobierno del país constituye una invasión de buena fe. Eso se estableció con respecto a la anexión de Marruecos del Sahara Occidental. Masas de marroquíes desarmadas simplemente marcharon al otro lado de la frontera, establecieron asentamientos, y en eso estamos hoy en día, con la posición oficial de expertos legales internacionales que caracterizan la afluencia de marroquíes como una invasión, cuya repulsión justificaría el uso de la fuerza letal. Y es que la soberanía tiene valor en el derecho internacional.

Pero no para Israel, que tiene prohibido impedir que miles de habitantes de Gaza destruyan la valla fronteriza y entren en el Israel de antes de 1967. En el derecho internacional, tal como se practica en los tiempos modernos, la soberanía judía no es como cualquier otra soberanía. Otras entidades soberanas tienen el completo derecho a proteger su soberanía, con la fuerza letal si es necesario, bajo cualquier circunstancia. Sin embargo, el Estado judío es un caso aparte, por lo que debe someterse a la voluntad de unas hordas con intenciones agresivas a quienes se les ha enseñado desde su nacimiento que los judíos son intrínsecamente malvados y deben ser destruidos. Esa es su ley.

Otros pueden discutir sobre el estado actual de esas líneas de armisticio, dada la posibilidad de un acuerdo negociado entre Israel y los palestinos que podría implicar el ajuste de la frontera, pero el principio sigue siendo operativo independientemente de los límites finales en virtud de cualquier acuerdo. Ejemplo: el armisticio se firmó con Jordania, que desde entonces ha renunciado a cualquier reclamación de territorio al oeste del río Jordán, y los acuerdos israelíes con los palestinos en Oslo solo conceden autodeterminación a los palestinos en centros de población específicos de ese territorio. Sin embargo, la comunidad internacional ve automáticamente el control israelí del equilibrio del territorio como una violación, y eso porque son judíos. Y todos sabemos que eso es así.

Un día podría presentarse un caso ante la Corte Internacional o la Corte Penal Internacional que formalizará este principio y lo consagrará en la jurisprudencia, pero hasta entonces, deberá mantenerse mediante la repetición: solo las acciones israelíes pueden tener una sanción legal.

Labels:

Monday, April 23, 2018

Gran artículo, a leer: Poder judío a los 70 años - Bret Stephens - NYT



Adam Armoush es un árabe israelí de 21 años que, en una reciente experiencia en Berlín, se puso una kipá para probar la afirmación de un amigo judío de que no era seguro hacerlo en Alemania. El martes fue asaltado a plena luz del día por un solicitante de asilo sirio que lo azotó con un cinturón por ser un "yahudi", que en árabe significa "judío".

El episodio fue captado en vídeo y ha causado un alboroto nacional. Heiko Maas, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, tuiteó: "Los judíos nunca más se sentirán amenazados aquí".

Es un deseo que probablemente no se cumplirá. Hubo casi 1.000 incidentes antisemitas reportados en Berlín el año pasado. Un partido neofascista, Alternativa para Alemania, tiene 94 escaños en el Bundestag. El jueves pasado, un par de raperos alemanes ganaron un prestigioso premio musical otorgado en gran medida por las ventas de un álbum en el que se jactan de tener cuerpos "más definidos que los prisioneros de Auschwitz". La ceremonia de entrega del premio coincidió con el Día del Recuerdo del Holocausto.

Ser judío, al menos visiblemente judío, en la Europa actual supone vivir en un tiempo prestado. Eso no implica ninguna duda sobre la sinceridad y la buena voluntad de Maas y de otros líderes europeos que se comprometen a combatir el antisemitismo cada vez que un judío europeo es asesinado o una institución judía es atacada. Solo se trata de dudar de su capacidad.

Existe un límite para la cantidad de guardias armados que se pueden desplegar indefinidamente para proteger las sinagogas o escuelas judías, o para evitar que los monumentos conmemorativos del Holocausto sean vandalizados. También hay un límite para tratar de curar el fanatismo con apelaciones fervientes a la tolerancia. El gobierno alemán está reflexionando sobre una propuesta que pretende que los recién llegados al país visiten los campos de concentración nazis como una forma de engendrar un sentimiento de empatía por los judíos. Nadie parece considerar que, para los virulentos antisemitas - sobre todo procedentes de países musulmanes -, Buchenwald es más una fuente de inspiración que una de vergüenza.

Todo esto viene a la mente cuando Israel celebra esta semana (en el calendario hebreo) el 70 aniversario de su independencia. Hay muchos motivos para celebrar la fecha, muchos de ellos elevados: un renacimiento de la civilización judía, la creación de una aguerrida democracia liberal en un barrio despótico, el rescate ecológico de una tierra otrora estéril, el final de 1.878 años de exilio...

Pero hay una razón más básica. Los judíos no pueden confiar para su seguridad en la bondad de los extraños, y menos aún en la de los políticos franceses o alemanes. Theodor Herzl comprobó esto mismo con el affaire Dreyfus y fundó el sionismo moderno. La Europa post Hitler aún tiene mucho que aprender en lo que respecta a sus actitudes hacia los judíos, pero la tendencia es clara. La cuestión es el ritmo.

De ahí la solución elegida por Israel: su ejército, su bomba y su sólida disposición para usar la fuerza para defenderse. Israel no llegó a existir para servir como otro escaparate de la victimización de los judíos. Existe para terminar con la victimización de los judíos.

Ese es un asunto que los muy inquietos e hiper críticos de Israel podrían aprender. El viernes, los palestinos de Gaza regresaron por cuarta vez ante la valla fronteriza de Israel en protestas promovidas por Hamas. El propósito explícito de los líderes de Hamas era romper la valla y marchar sobre Jerusalén. Israel no puede permitirse eso, pues de hacerlo crearía un precedente que alentaría protestas similares, y más muertes, a lo largo de todas las fronteras de Israel, y ha usado repetidamente la fuerza letal para contrarrestarlo.

Sin embargo, los expertos occidentales sentados en sus tranquilos despachos piensan que esto es excesivo. Sería útil si pudieran sugerir tácticas militares alternativas a un gobierno israelí que lidia con una crisis urgente contra un adversario que juró su destrucción. Los expertos occidentales ni sienten ni padecen.

También sería útil si pudieran explicar cómo pueden insistir tanto en una retirada de Israel a las fronteras de 1967 y luego regañar a Israel cuando defiende esas mismas fronteras. Es obvio que estos hipercríticos vocacionales no pueden. Si estos expertos en sus cómodos despachos quieren persistir en sus exigencias de retiradas que durante 25 años han conducido a más violencia palestina, lo menos que pueden hacer es ser convincentes en su defensa de la indiscutible soberanía fronteriza de Israel. Pero de alguna manera, casi nunca están dispuestos.

El 70° aniversario de Israel ha ocasionado una nueva ronda de comentarios ansiosos, si no exactamente nuevos, sobre las diferencias entre los judíos israelíes y de la diáspora. Algunas quejas de la diáspora, especialmente con respecto a la religión y los refugiados, son válidas y deben ser escuchadas por Jerusalén.

Pero en la medida en que las objeciones de la diáspora son motivadas por su indiferencia, supuestamente no intencionada, ante las elecciones de seguridad de Israel, entonces las quejas son peores que irresponsables. Proporcionan el sustento moral para Hamas en sus esfuerzos por ganarse la simpatía para su estrategia de agresión desenfrenada y de peligro imprudente. Y fomentan la ilusión de que hay una manera fácil y moralmente inmaterial mediante la cual los judíos pueden ejercer las responsabilidades del poder político.

Aunque no es judío, Adam Armoush era uno de esos indiferentes en lo que respecta a lo que significa ser judío en el siglo XXI. Presumiblemente ya no. Para los judíos, es un recordatorio doloroso y útil de que Israel no representa a su vanidad. Representa a su salvaguardia.


Labels: ,

Las siete palabras que definirían la historia de Israel - Liel Leibovitz - Tablet



Para celebrar el 70º aniversario de la Independencia de Israel, la Academia de la Lengua Hebrea les pidió a los israelíes que seleccionaran las siete palabras más influyentes en la historia de la nación, una para cada década. Es un desafío difícil: ¿qué palabra capturaría mejor la incertidumbre de las décadas de 1940 y 1950, cuando el estado todavía estaba ocupado naciendo y luchando por su supervivencia? ¿Cuál encarnaría las décadas de 1960 y 1970, cuando el país estaba creciendo a un ritmo vertiginoso? ¿Y cuál describiría mejor las décadas de 1980 y 1990, cuando la nación lidió con la guerra y la paz, la globalización rampante y el asesinato político, la esperanza y la desesperación? Miles de israelíes escribieron con sus pensamientos y, sorprendentemente para cualquier tarea emprendida por un grupo tan grande de judíos, se llegó a un consenso sin demasiada dificultad. Así que, para celebrar Yom Ha'Atzmaut, aquí están las siete palabras definitivas israelíes:

La primera década (1948-1958): Atzmaut. No es sorprendente que esta palabra, que significa independencia, fuera favorecida por el 57% de los votantes.

La segunda década (1958-1968): Mitun. La palabra hebrea para "recesión". No hay mejor término para una década en la que a los israelíes, bajo una estricta política de austeridad, se les expidieron cupones que regulaban qué comestibles tenían derecho a comprar, dando lugar a un robusto mercado negro de carne, huevos, y productos lácteos.

La tercera década (1968-1978): Ma'Hapach. Difícil de traducir, la palabra significa "cambio de rumbo" o "turbulencia", y se refiere a la impresionante victoria electoral del Likud de Menachem Begin después de 29 años de laborismo en el poder.

La cuarta década (1978-1988): Shekel. Hasta 1980, la moneda oficial de Israel era la Lira, reemplazada por el Shekel y luego, en 1985, por el Nuevo Shekel, la omnipresente pequeña y plateada moneda conocida amorosamente como un jook, en hebreo "bicho".

El quinto decenio (1988-1998): Taklitor. Uno pensaría que la década que desencadenó la primera Intifada, los Acuerdos de Oslo y el asesinato de Yitzhak Rabin evocaría algo más trascendental, pero el 32% de los votantes usaron la palabra hebrea para CD-Rom, una querida innovación de los años noventa. .

El sexto decenio (1998-2008): Misron. Una vez desatado, el torrente de la tecnología fue aparentemente imposible de detener: el 48% de los votantes seleccionaron la palabra hebrea para mensaje de texto, con Mirshetet, la palabra hebrea para Internet, y Hevrat Heznek, mejor conocido como nueva empresa, en una distante segunda y tercera posición.

El séptimo decenio (2008-2018): Yesumon. Por ahora, no debería ser demasiado difícil adivinar la palabra de la década: tienes decenas de ellos en tu teléfono, aunque las conoces mejor como aplicaciones o App, lo que demuestra que la Start-Up Nation favorece el lenguaje de la tecnología sobre todo.

Labels: ,

El (nada) sorprendente racismo del editor del Haaretz, Amos Schocken - Liel Leibovitz - Tablet



Como tanto le gusta recordar tanto a sus lectores como a sus críticos, el periódico israelí Haaretz representa a “la voz de la intelectualidad asediada de la nación”, una publicación descarada y sesgadamente progresista que gasta mucha tinta criticando las fallas de Israel, pequeñas o grandes, reales o imaginarias. Es por eso que el eslogan de marketing del periódico es "un periódico para personas que piensan" -, una distinción que presumiblemente no se aplicaría a aquellos que emplean sus mañanas, por ejemplo, leyendo el Yediot Aharonot, y es por eso que el Haaretz ha optado por celebrar el 70 aniversario de la independencia de Israel eligiendo entre sus reporteros la canción clásica israelí, incluido el himno nacional, que más desprecian o detestan.

Más o menos sé trata del mismo tipo de condescendencia hilarantemente inconsciente e irritante, y por supuesto absolutamente políticamente correcta, que se puede cosechar diariamente en el The New York Times o en cualquier otro bastión de esas élites que se autoproclaman progresistas en cualquier lugar del mundo, pero este fin de semana sucedió que el propio editor del periódico, Amos Schocken, cruzó la línea roja.

Como usuario muy activo en Twitter, Amos Schocken, hijo del editor original del periódico, se metió el sábado pasado en una discusión en esa plataforma después de que varios lectores tuitearan que conmemorar el Día de la Independencia de Israel burlándose del himno era, en el mejor de los casos, de bastante mal gusto. Schocken no tardó en reaccionar  y en varios de los intercambios se fue calentando. En un momento dado, una mujer mizrahim, Ravit Dahan, le contestó a Schocken que era gente como ella, con un mentalidad que se preocupaba por la seguridad del país, quien mantenía a Israel a salvo y le permitía a Schocken "continuar viviendo aquí como un rey y seguir publicando su surrealista periódico sin interrupción". El editor ante esta respuesta perdió los nervios.

"¡Eres una mujer insolente!", tuitteó. "Mi familia lideró el movimiento sionista cuando tú todavía no te habías bajado de los árboles”.

No pasó mucho tiempo para que la gente señalara que un hombre asquenazi, privilegiado y rico, Schocken en este caso, utilizaba ante una mujer mizrahim, muy previsiblemente con muchos menores privilegios, un lenguaje para decirlo suavemente bastante racista.

Schocken también debió darse cuenta, ya que borró su tweet y emitió una disculpa, alegando que no pensó que acusar a alguien de descolgarse de los árboles tuviera alguna connotación racial.

Uno puede sentirse tentado a considerar esta historia como un ejemplo más de alguien que tiene un lapso de juicio momentáneo en una plataforma social perniciosa que alienta a los usuarios a emplear estupideces sin sentido y un lenguaje bilioso. Pero el tuit de Schocken es difícil descartarlo como un desafortunado error: más bien, es una expresión asombrosamente evidente de una visión del mundo sistemáticamente racista que ha formado parte del alma de la izquierda israelí durante al menos cuatro décadas.

Cualquiera que desee comprender mejor esta sorprendente paradoja, que un campo político que defiende los derechos de los palestinos, los trabajadores migrantes y otros grupos en apuros, recurra rápida y sistemáticamente a los estereotipos más prejuiciosos cuando se trata de los judíos mizrahim, mayoritariamente inclinados hacia la derecha, haría bien en estudiar las elecciones seminales de 1977, las que vieron el surgimiento del Likud de Menachem Begin después de 29 años de gobiernos liderados por los laboristas. Con sus trajes anticuados y su anticuado hebreo, Begin visitó barrios y ciudades que la izquierda apenas visitó y que no tuvo en cuenta, construyendo su base social entre los judíos mizrahim que se sentían traicionados por los laboristas.

Y no sin razón: como revelaba un explosivo documental israelí emitido a finales del año pasado, producto del descubrimiento de materiales de archivo previamente clasificados, los gobiernos dirigidos por los laboristas en la década de 1950 deliberadamente despacharon a los inmigrantes recién llegados de países del norte de África a las pequeñas y polvorientas ciudades del sur, prohibiendo que se mudaron a Tel Aviv y a otras grandes ciudades, una restricción que no se aplicó a los inmigrantes polacos que llegaron pocos años después, llegando incluso a amenazar con llevarse a los hijos de cualquiera de los mizrahim que cuestionara su política. Al mismo tiempo, los mismos arquitectos de estas horrendas políticas hablaban, y aún hablan, arrogantemente sobre la paz y los derechos humanos, y se sorprendieron, y aún lo hacen, cuando los judíos mizrahim que habían pasado toda su vida siendo despreciados finalmente se levantaron y votaron en contra de ellos.

Por ejemplo, escribiendo en el Haaretz poco después de las elecciones de 1977, Zeev Sternhell, un conocido historiador y sociólogo nacido en Polonia, se lamentaba del desastre que las hordas de incultos mizrahim habían traído sobre el país que él y sus compañeros intelectuales asquenazis habían contribuido arduamente a construir. Existía ahora, tronaba, dos sionismos, "uno para una población más madura y mejor educada que era asquenazí, occidental y acomodada, y el otro, agresivo, extremista , y religioso que negaba los derechos civiles de los demás, y que era el sionismo de aquellas personas que vivían en barrios malos y poco agradables".

Los votantes israelíes, como era de esperar, continuaron rechazando esta repugnante y elitista visión del mundo, dando un golpe electoral tras otro a la izquierda.

Y es una verdadera lástima. Israel podría emplear a esos liberales reales, no a esos falsos que se felicitan de ser progresistas mientras ven a los israelíes de derecha y a los de ascendencia norteafricana como unos incultos que habitaban los árboles.

En suma, una auténtica vergüenza para los Amos Schocken que comparten esos ocultos puntos de vista.

Labels: ,

Los primeros 70 años de Israel han sorprendido al mundo - Daniel Gordis - Bloomberg



En noviembre de 1947, un día antes del esperado voto de las Naciones Unidas sobre la partición de Palestina en un estado árabe y otro judío, la CIA instó al presidente Harry Truman a no apoyar dicha idea. Los Estados Unidos tendrían que defender al nuevo estado judío cuando flaqueara, advirtió el memorándum secreto de la CIA, y agregó que "los judíos no podrán resistir más de dos años".

Varios meses después, David Ben-Gurion estaba a punto de declarar el establecimiento del Estado de Israel. Sentado entre la docena más o menos de hombres que determinarían el destino del futuro estado, recurrió a uno de sus principales comandantes militares, Yigael Yadin, y le preguntó si pensaba que un nuevo estado judío sobreviviría al ataque militar que los árabes inevitablemente desencadenarían. Yadin, quien más tarde ejercería como jefe de personal de las Fuerzas de Defensa de Israel, respondió que pensaba que el estado judío tendría una probabilidad del 50%.

Hoy, esas evaluaciones sombrías se sienten como una historia antigua. A medida que el estado moderno de Israel celebra 70 años, el sentimiento que prevalece es el de un extraordinario logro. Los líderes judíos estadounidenses se enfurecieron en 1948 cuando Ben-Gurion llegó a los EEUU y habló sobre el incipiente estado como el nuevo centro del mundo judío. Hoy, ese estatus no está en duda.

En 1948, había unos 650.000 judíos en Israel que representaban alrededor del 5% de los judíos del mundo. Hoy en día, la población judía de Israel se ha multiplicado por diez y se encuentra en alrededor de 6,8 millones de personas. Alrededor del 43% de los judíos del mundo viven en Israel. Esta población superó a los judíos estadounidenses hace varios años y ahora es la comunidad judía más grande del mundo. La tasa de natalidad de Israel, incluso entre los judíos seculares, es más alta que la de cualquier otro país de la OCDE, y es significativamente más alta que la de los judíos estadounidenses (que ahora representan alrededor del 34% de los judíos en todo el mundo).

Más allá de la mera supervivencia, el otro desafío al que se enfrentaba el joven Estado judío era alimentar y albergar a los cientos de miles de judíos que se congregaban en sus fronteras. En ocasiones, el colapso financiero parecía inminente. La comida fue racionada y se desarrollaron mercados negros. Israel prácticamente no tenía maquinaria pesada para construir la infraestructura que necesitaba desesperadamente. Hasta que Alemania pagó las reparaciones por el Holocausto, la situación financiera del joven estado era peligrosa.

Hoy, esa preocupación también se siente como una reliquia de otro tiempo. Israel no solo es una potencia militar significativa (y en la región, una superpotencia), sino también una máquina económica formidable. Un centro mundial de tecnología que tiene más empresas registradas en el Nasdaq que cualquier otro país que no sea los EEUU. La economía de Israel apenas tuvo problemas en 2008, ante la crisis mundial. El shekel, su moneda, es fuerte. Al igual que otros países, Israel tiene una preocupante brecha de ingresos entre ricos y pobres, pero los temores de un colapso económico se han desvanecido.

Israel se ha convertido en un importante centro cultural, enormemente desproporcionado para un país cuya población se aproxima a la de la ciudad de Nueva York. Cuando se anunciaron los cinco finalistas para el premio literario Man Booker el año pasado, dos eran israelíes que escriben en hebreo: David Grossman y Amos Oz. Grossman ganó. Desde que SY Agnon recibió el Premio Nobel de literatura en 1966, la escena literaria israelí ha estado muy por encima de su población.

Cuando se fundó el estado, Ben-Gurion intentó bloquear la televisión por completo, pensó que tendría un impacto perjudicial en la educación y la cultura israelíes. Falló en ese intento, pero durante décadas Israel solo tuvo un canal de televisión. Hoy, estadounidenses y europeos esperan ansiosamente nuevos episodios de series israelíes como "Fauda", mientras que otros (como "Homeland" y "The A Word") han sido rehechos en series estadounidenses y británicas.

Con motivo del Día de la Independencia, los israelíes son plenamente conscientes, y están profundamente orgullosos, del hecho de que su país ha superado las ambiciones de los hombres y mujeres que lo fundaron hace siete décadas.

Sin embargo, algunas de las preocupaciones y problemas iniciales de esos primeros años persisten. Militarmente, el enemigo en el horizonte no parecen ser los palestinos (con quienes la paz sigue siendo totalmente elusiva), sino Irán. El ejército israelí se está preparando para un posible ataque con misiles o drones iraníes. El apoyo internacional a Israel sigue siendo una preocupación: en 1948, muchos judíos estadounidenses se manifestaban profundamente en conflicto con la creación de un estado judío. La solidaridad eventualmente creció, pero hoy la relación se ha vuelto cada vez más tensa .

Esta semana, los israelíes recibieron un severo recordatorio de que persisten algunos de los males sociales que han plagado al país durante mucho tiempo. Hace varios días, Haaretz, el "diario oficial de la izquierda y de los corresponsales extranjeros" en Israel, preguntó a sus escritores qué canción israelí desprecian más. Cuando alguien respondió que odiaba al himno nacional, se produjo una furiosa discusión en Twitter. En un momento dado, una mujer mizrahim irritada porque la seguridad del país era decididamente desestimada por los editores de Haaretz, tuiteó: "Es gracias a mi ideología que vives como un rey en este país y puedes escribir y distribuir en tu absurdo periódico sin impedimentos". Amos Schocken, el editor de Haaretz y el hijo de su anterior editor, le replicó (en un tweet que luego borró): "Eres una mujer insolente. Mi familia lideraba el sionismo cuando todavía estabas trepando por los árboles. Haaretz ha estado en la familia Schocken durante 83 años; lo hicimos bien sin tu ideología y continuaremos haciéndolo "

Setenta años después de su fundación, el partido Laborista de Israel que duranre décadas gobernó de manera monopolista el país ahora no tiene influencia política. Hay muchas razones para eso, pero su reputación como un clan elitista y fuera de contacto con la realidad repleto de intelectuales de la élite asquenazi resulta primordial. Ni la minoría del Haaretz ni la población israeli mizrahim es probable que altere sus puntos de vista con respecto a la otra parte. A pesar de las muchas preguntas que rodean al Estado judío cuando entra en su octava década, lo que parece casi seguro es que no será el partido Laborista del fundador Ben-Gurion, sino la otrora marginal y ahora poderosa derecha política quien gobernará esta nación todavía joven y fascinante en un futuro previsible..

Labels: ,

Sunday, April 22, 2018

Llevando una antorcha - Shmuel Rosner



El quinto día del mes de Iyar es su Día de la Independencia. Sí, ¡vuestro! Y con esto, me refiero a ti, judíos de Los Ángeles; a ustedes, judíos de Nueva York; a ustedes, judíos de Chicago, judíos de Sydney, judíos de Londres, judíos de París. Que este día es mi Día de la Independencia es evidente: nací en Israel, he vivido aquí la mayor parte de mi vida, y mis hijos han crecido en este país. Pero insisto en que también es suyo, de los judíos, cuyo Día de la Independencia es el 4 de julio y el 14 de julio, y todos los demás. Nuestros afortunados primos tienen dos días de estos para celebrar. El Día de la Independencia de sus respectivos países y el Día de la Independencia que todos los judíos comparten (excepto aquellos que insisten en ser molestamente beligerantes).

La semana pasada, el Jewish People Policy Institute (JPPI) publicó un resumen de sus recomendaciones basándose en un diálogo de un año en el que participaron cientos de judíos de todo el mundo. Titulado "70 años de relaciones Israel-Diáspora: La Próxima Generación", este estudio ofrece un marco para las relaciones entre Israel y la Diáspora para las próximas décadas, de esperanza, de la independencia judía. El estudio nos mostró (John Ruskay y yo servimos como jefes de este proyecto) que "la diáspora y los judíos israelíes están de acuerdo en que todos los judíos tienen una 'participación' en el Estado de Israel y, por lo tanto, el derecho y el deber de ayudar a sostenerlo". Esto significa que Israel es motivo de celebración (el Día de la Independencia también es suyo) y también una carga ("ayudar a mantenerlo").

Abrazar esta carga no siempre es fácil. Israel tiene problemas, tiene hábitos frustrantes y políticas cuestionables. Los israelíes no siempre son abiertos, y rara vez atentos, y algunas veces condescendientes. Para algunos judíos, tener que batallar con Israel por estas cosas resulta tortuoso y agotador. Y es por eso que es necesario, incluso esencial, que se celebre el Día de la Independencia de Israel. Israel no debería ser solo una carga, no solo una causa de preocupación y aprensión, una nube oscura y distante de la realidad del Oriente Medio. Israel debe ser una alegría.

¿Realmente creen los "judíos" que todos los judíos tienen intereses en el Estado judío? Los datos que recopilamos en el JPPI demuestran que de hecho lo hacen, con la advertencia de que "judíos" significa muchos judíos, pero no todos. (Supongo que no hay nada en el mundo en el que todos los judíos estén de acuerdo). Pero junto a los datos, también hay una realidad, llena de señales confusas que vienen de todos lados. Hay judíos no israelíes que fingen que ya no les importa (o tal vez sea cierto) y hay judíos israelíes que sostienen que Israel y sus intereses son lo único que importa (olvidando que Israel es un proyecto para el pueblo judío, y no de otra manera).

Consideren el siguiente recordatorio: el año pasado, representantes de la comunidad judía mundial fueron invitados a encender una antorcha en la ceremonia que abre las festividades del Día de la Independencia. No todos los israelíes apreciaron este movimiento. El autor y comentarista israelí Irit Linur argumentó enérgicamente en su momento que "la conexión entre Israel y la diáspora judía a veces se parece a las comunicaciones entre una nave espacial y el control de la misión en Houston. Pero es la nave espacial la que tiene que llegar a Marte de manera segura, cuando todo esté dicho y hecho, mientras que los habitantes de Houston se irán a casa al final del día, aunque la nave espacial aterrice o se estrelle". En otras palabras: Nosotros los israelíes vivimos aquí y moriremos si es necesario; ustedes, judíos norteamericanos, pueden querernos, pero no se juegan realmente su pellejo. Por lo tanto, cuando las antorchas se encienden en Jerusalén, "el lugar adecuado para cualquiera que no sea israelí está en la galería de visitantes".

Linur tiene cierta razón. Pero el JPPI también la tiene al recomendar que Israel "tome medidas regularmente diseñadas para mostrar solidaridad con la diáspora judía y el reconocimiento de su importancia", incluida la "participación simbólica regular de dignatarios en las principales ceremonias públicas israelíes".

Este año fue demasiado tarde para invitar a judíos notables (Mayim Bialik, Steven Spielberg) a encender una antorcha y, por lo tanto, terminó sin ningún representante de la Diáspora en la lista de encendedores de antorchas.

Esto debe ser considerado como un contratiempo simbólico: la habitual mentalidad de improvisación de última hora de Israel se encuentra con la mentalidad ordenada judío-estadounidense.

Esto debería ser considerado un accidente positivo: Mejor tarde que nunca. El próximo año, sin duda podríamos hacerlo mejor.

Esto debería considerarse como una invitación aunque poco rigurosa, pero el Día de la Independencia es vuestro también, venid a celebrarlo, incluso cuando el anfitrión no sea el más amable.

Labels: ,

Con respecto al sionismo, los progresistas suelen echar mano de las estrategias socialistas - Ben Cohen - JNS


Ficha policial de Grigori Zinoviev

Tan reconfortante como puede ser para muchos judíos observar las superposiciones retóricas y temáticas entre los profetas bíblicos y los socialistas modernos, la verdad es que los mismos revolucionarios nunca lo vieron así.

Hay un relato trágico de los últimos momentos de Grigori Zinoviev, el veterano líder bolchevique ruso de ascendencia judía que fue ejecutado por Stalin en 1936. Según el historiador Donald Rayfield, en el viaje desde su celda de la prisión al sótano de ejecución, el quebrantado Zinoviev "se aferró a las botas de sus guardias y fue derribado en una camilla".

"Esta escena", continúa Rayfield en su libro sobre los crímenes de Stalin, "fue reproducida varias veces durante la cena en la dacha de Stalin, con el guardaespaldas Karl Pauker haciendo el papel de Zinoviev suplicando a Stalin y luego gritando: 'Oye, Oh Israel', hasta que incluso Stalin encontró desagradable la farsa".

La imagen de un judío que balbucea desesperadamente la Shema mientras se prepara para encontrarse con su verdugo inspira indudablemente bastante lástima, incluso para un judío como Zinoviev que pasó toda su carrera construyendo un aparato estatal totalitario que aplastó a la comunidad judía soviética, y que al mismo tiempo proclamando que el antisemitismo era el enemigo de los trabajadores.

Pero más que nada, incrustadas en esta historia hay lecciones mucho más profundas sobre la relación entre los judíos y la izquierda que merecen una atención más cercana, independientemente de si usted es alguien convencido de que la izquierda puede ser rescatada de su actual obsesión destructiva y caricaturesca del sionismo, o si usted cree que esa misma obsesión y prejuicio caricaturesco está conectado a la cosmovisión de la izquierda.

En el corazón del espectáculo en la dacha de Stalin había desprecio, no solo por Zinoviev como un supuesto "traidor", sino también por ser la encarnación del judío débil e ingrato que dirá o hará cualquier cosa por salvarse. Este estereotipo antisemita era anterior al período del régimen comunista, por supuesto, pero su persistencia estaba completamente en consonancia con un programa revolucionario que consideraba cualquier expresión de identidad judía, ya sea religiosa, secular, cultural o nacional, como "contrarrevolucionaria".

Eso es así básicamente por qué el encuentro judío con el socialismo, en la mayoría de sus formas, ha sido un desastre. En Rusia y en Europa del Este en general, fue cierto bajo Lenin, cuando se creó una sección judía especial del Partido Comunista con el expreso propósito de cerrar las instituciones judías independientes; y fue verdad bajo Stalin y sus sucesores, cuyas campañas discriminatorias en nombre del "antisionismo" aterrorizaron a los judíos, fueran o no miembros del Partido Comunista, en toda la Unión Soviética, así como en Checoslovaquia, Alemania Oriental, Polonia y otros países del Pacto de Varsovia.

En Occidente, si bien muchos socialdemócratas centristas han estado entre los mejores amigos de Israel y del pueblo judío, el resto de la izquierda ha incorporado en gran medida unas hostilidades ideológicas que recuerdan al régimen soviético. Cuando surgió la "Nueva Izquierda" en la década de 1960, sus sospechas libertarias ante la represiva sociedad soviética no impidieron la adopción de una visión demonizada del sionismo extraída directamente del libro de dogmas soviético. Inclusive algunos de los graduados del movimiento (irónicamente, en Alemania) fueron reclutados por grupos terroristas palestinos para organizar ataques contra objetivos judíos e israelíes. Mientras tanto, en este siglo XXI, la izquierda centrista moderada, con algunas honrosas excepciones, se ha mantenido en el mejor de los casos pasiva frente a una virulenta campaña de estilo soviético contra el "sionismo" que ha implicado boicots, acoso y violencia ocasional no contra el ejército israelí o gobierno, sino dirigida a los judíos que vivían en Europa Occidental, Sudáfrica y América del Norte.

Este pasado reciente es importante porque los testaferros actuales de la izquierda lo niegan o, en algunos casos, son realmente cómplices de ello. En los Estados Unidos, el senador de Vermont Bernie Sanders se ha pronunciado en contra de la campaña de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), pero nunca ha cuestionado si un movimiento político cuyo principal objetivo ha sido devolver a los judíos a la situación a la que se enfrentaban en 1945 debería ser considerado "progresista" en primer lugar.

Ya en Europa, en Francia, el líder de la izquierda populista, Jean-Luc Melenchon, es un entusiasta defensor del boicot a Israel, declarando la semana pasada que el liderazgo judío francés está compuesto por "comunitaristas" antipatrióticos. En Gran Bretaña, el líder del partido Laborista Jeremy Corbyn un día ofrece la garantía de que el antisemitismo no tiene cabida en un partido que ha registrado más de 300 incidentes internos de antisemitismo desde 2015, pero al siguiente asiste a un Seder de Pascua organizado por un grupo radical judío que se enorgullece de excluir a cualquier judío con simpatías por Israel (es decir, la gran mayoría de ellos) de sus eventos. En ese mismo Seder, una "Hagadá" modificada invitaba a los invitados a hacer una pausa y "considerar cuán asqueroso es el Estado de Israel".

Este tipo de obscenidades pueriles son, tristemente, el precio para ser aceptado siendo judío dentro de la extrema izquierda. Pero como lo demuestra la historia inicial, esa no es una aberración de nuestro tiempo, sino que es completamente coherente con los patrones establecidos del pasado. Tan reconfortante como pueda ser para muchos judíos que se quieren progresistas observar las superposiciones retóricas y temáticas entre los profetas bíblicos y las ideas izquierdistas modernas, la pura verdad es que los revolucionarios nunca lo vieron así. Ni al parecer sus herederos.

Labels: ,

Saturday, April 21, 2018

Cuando los fanáticos predican sobre el sesgo - Jonathan Tobin - JNS



Los líderes del movimiento de marzo de las mujeres piden un boicot contra Starbucks por vínculos con la ADL. Esto ilustra la locura de las alianzas con los antisemitas.

¿Hasta qué punto los críticos del presidente Donald Trump se dan cuenta de que no pueden seguir estando asociados con un grupo que está fatalmente comprometido por su asociación con aquellos que odian? Esa es la pregunta que deben hacer los estadounidenses que participaron en las manifestaciones organizadas por la Marcha de las Mujeres después de las últimas y escandalosas declaraciones emitidas por sus líderes, en las que han cambiado su enfoque de los ataques al presidente Trump a una guerra en contra aquellos relacionados con la Liga Anti-Difamación.

El liderazgo de la Marcha de las Mujeres ha llamado a boicotear Starbucks. Pero lo que es interesante acerca de su ataque total a la omnipresente cadena de cafeterías es la razón de su enojo.

No están boicoteando a la compañía por un notorio incidente ocurrido la semana pasada cuando en uno de sus restaurantes en Filadelfia dos hombres negros fueron arrestados sin motivo. Starbucks siempre se ha asociado con causas liberales, y nadie que sepa nada al respecto puede concebiblemente creer que es culpable de practicar un racismo sistemático. Sin embargo, la compañía ha reaccionado - o tal vez ha reaccionado exageradamente - ante el incidente no simplemente despidiendo al gerente responsable de esa desafortunada controversia, tal como deberían haberlo hecho. En cambio, planean cerrar todas sus 8,000 tiendas el 29 de mayo y someter a todos sus 175,000 empleados a un entrenamiento de "parcialidad racial", que incluye educarlos sobre el llamado "prejuicio inconsciente".

Los líderes de Women's March están de acuerdo con la reacción de Starbuck ante el incidente. Lo que no les gusta es la inclusión de la ADL entre los consultores que ayudarán a organizar el programa de reeducación de los empleados.

La ADL es mejor conocida como el grupo que monitorea el antisemitismo en los Estados Unidos. Como tal, realiza la tarea esencial de recopilar información y estadísticas, aunque en algunos momentos parezcan responsables de exagerar sus hallazgos de tal manera que parezca que el odio a los judíos en los Estados Unidos está fuera de control cuando, de hecho,  ese no es el caso. La ADL también ha sido culpable de sacar conclusiones precipitadas sobre el papel de Trump en el fomento del antisemitismo, algo que no está respaldado por los hechos, aunque probablemente satisfaga a muchos de sus donantes liberales y progresistas.

Sin embargo, para su crédito, la ADL también ha estado dispuesta a enfrentarse a las líderes de la Marcha de las Mujeres con respecto a su punto débil que es el antisemitismo.

La Marcha de las Mujeres es el principal motor de las protestas masivas que han simbolizado la "resistencia" ante Trump y su administración. A principios de este año, muchas personas que participaron en sus actos se sorprendieron al saber que Tamika Mallory, la presidenta del grupo, era partidaria del líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan, un notorio activista antisemita. Otros ya estaban preocupados por los comentarios de Linda Sarsour, otra líder, en la que demonizaba al Estado de Israel y sus seguidores, y afirmaba que las sionistas no podían ser verdaderas feministas. Junto con muchas otras personas de buena voluntad, tanto en la izquierda como en la derecha, la ADL criticó a la pareja.

Entonces fue cuando Starbucks anunció que la ADL formaría parte de su programa de educación racial, y entonces Mallory y Sarsour se vengaron de las críticas. Mallory denunció a la ADL en Twitter por "atacar con constancia a las personas negras y morenas". Sarsour se hizo eco de esa difamación e intervino con su propia acusación contra el ADL por apoyar programas en los que el personal policial estadounidense recibe capacitación en Israel, así como por las críticas del ADL a los ataques del movimiento Black Lives Matter contra Israel como un "estado de apartheid", pidiendo que se ponga fin a toda la ayuda de los Estados Unidos a Israel.

Nadie con una comprensión superficial del rol que la ADL ha jugado en el movimiento por los derechos civiles y en la promoción de la educación proactiva en las últimas décadas podría tomar en serio las declaraciones de Mallory y Sarsour. La campaña "No Place to Hate" de la ADL en las escuelas y otros lugares ha sido un recurso importante para las comunidades que buscan combatir los prejuicios raciales y religiosos. Es tan poco probable como convertirse en un objetivo para aquellos que pretenden preocuparse por la lucha contra los prejuicios.

Sin embargo, en una mentalidad izquierdista en la que las teorías interseccionales que vinculan las preocupaciones sobre el racismo persistente en los Estados Unidos con la guerra por destruir al Estado judío, incluso un grupo de orientación liberal como el ADL debe considerarse más allá de lo normal debido a su disposición a luchar contra el antisemitismo.

No satisfecho con eso, Mallory sugirió que Starbucks reemplazara a la ADL por Jewish Voices for Peace (JVP), un grupo que ella dijo que lucha contra el "racismo de TODO tipo todos los días".

El JVP representa claramente la idea de un buen grupo judío para esas líderes de la Marcha de las Mujeres ya que se opone a la existencia de Israel (respalda el "derecho de retorno" palestino y se opone a los viajes de Birthright Israel para la juventud judía). También promovió una campaña que critica a las organizaciones judías por promover la cooperación de seguridad entre la policía estadounidense y la israelí. (Los resultados se pueden ver esta semana en una votación del concejo municipal en Durham, NC, que prohibió a la policía local entrenarse con la policía israelí). Al hacerlo, se involucró en lo que solo se puede describir como un libelo y una difamación antisemita, buscando culpar a los judíos por los disparos de la policía americana a los afroamericanos.

Sin embargo, el problema aquí no es tanto las escandalosas declaraciones de Mallory y Sarsour y sus viles aliados en el JVP. Es que muchos estadounidenses, por lo demás bienintencionados, no han sacado las conclusiones adecuadas y han cortado los lazos con la Marcha de las Mujeres.

Para muchos dentro de la izquierda judía, la antipatía hacia Trump es lo único que importa. Si bien pueden encontrar desagradables a Mallory y Sarsour, creen que construir una coalición con ellas es la prioridad en este momento. Sin embargo, tratar a la Marcha de las Mujeres como kosher a pesar de su afinidad con los antisemitas no es una política razonable ni tampoco buena.

Ha llegado el momento de que todos los estadounidenses decentes le digan a la Marcha de Mujeres que se deshagan de sus líderes antisemitas o se las someta a su propia exclusión. En este punto, cualquiera que elija trabajar con Mallory y Sarsour está sancionando el odio a los judíos. Ninguna causa política, ni siquiera la cruzada liberal contra Trump, puede valer la pena.

Labels: ,